A TU ALMA SANA (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

Hay una planta en el carnaval

que deja sonrisas en las máscaras del invierno

pero es el reloj el que no marca las horas

es el sol quién no ilumina mi atención

y eres tú, la que no me ama.


El silencio en el desierto de tu garganta

lo dice siempre que te pregunto.

 

Ya es la marina la que alcanza

la siesta merecida en la melancolía.

 

Es tarde allí y estampida

en lo alto de la cornisa.

Las seis gárgolas del viento

emulan miradas al firmamento

mutismo al firmamento

lo sonámbulo al firmamento

y el cuadrapléjico canto al infierno.

 

Eres tú la extraña, de faldas rasgadas.

-¡Cómo quién dice!-

Te has convertido en mi musa

cuando no lamento que pintes sola la voz

de la plegaria con pinceles dispares

o escribas del sufrimiento que ridiculiza la voz

el llanto, la suerte y el azar cocido

en las costuras de lo bronceado de tu alma sana.

 

Mi alma está sola como la tuya

en la caverna de una simple luna

extraña como condescendiente

distraída como abstracta

semibuena y demonizada.

A mi alma la comen buitres,

hienas risueñas y leopardos en celo

en la tuya crecen flores alrededor.

 

Mi alma ya no es buena conmigo

ni santa contigo

ni está viva o ni viva está…

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post