ASECHA (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

 

Estoy aquí          dentro de mí

                                                                            inmune         

                  en un pedazo de tiempo          iniciada la putrefacción.

 

                        Hay sueños      y    versos de perros atrevidos

                                                                    que no dejan de suspirar.

                                                                    Hay una jaula con pájaros bebiendo formol

               

 a la izquierda          de la pared y sus años.

               

Un albatros y su flauta

                    intenta cruzar la avenida

                                         con los pies clandestinos      acompañado de ciegos.

                                                 

          “La gran fuerza” me lleva a querer encontrarte

       en una media luna          cuando quien sabe          la mañana

                    me traiga temprano el desayuno

                                                             y la tarde un temblor.

           

                             Dejo volar                                  a las  mariposas arisnegras

                                                                                                 tras mis artejos.

      

 Pasmada        está                 la melancolía.           Enluta

                                                                            los labios del sol.

                                                                       y no hay clave para el sosiego

                     en los pájaros de mármol.

                                      En el umbral de la casita blanca

                                                                                        el callejón no tiene salida al mar.

                               No tengo distancia que recorrer

                                         porque estoy en mí y estás aquí.

                                                                     Es tu distancia  tibia

                                     la que difiriere en algo más 

                                                               que arrancar hojas de calendarios.

                   

                                     Las orejas del tiempo

                             la vista enmudecida

                un soplo y nuevos perros mueren a mi alrededor

y todo muere cerca de mí y mis antojos.

                

Sientes que el dolor es mío

         pero los libros de recetas conocidas

                    harán lo suyo.

 

                                      No  resistas a venir

                  aunque te empeñes en seguir pensando

                                                      que ese dolor no es tuyo.

 

                    No se te ve bien leer sin gafas          mi niña

                 no se te ve bien                escondida en el baúl.

 

                      Estoy aquí          a mi lado

                          junto a mí          en un pedazo de tiempo infecundo

                                    y los perros muertos a mi rededor

                                                 copulan con almas nuevas para morir muy cerca de mí

como creo que debe ser.

 

                        Es noviembre y nadie está al tanto 

de lo que pasa en el confesionario      entre los muebles de mi casita vieja

o en los cartones, bajo mis pies

                            

 

 

                Jorge Stteger Bongoâ

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post