GATO ANÓNIMO (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

No puedo arreglar mi corazón

vistiendo a la novia de utopía.

 

                                           No sirve acuñarla

           en una moneda vestida para desposarse

                      ni servirá retratar el pastel para la posteridad.

 

     Reinventé dos veces en tu casa y en tu cama

            el muñequito de crema que crees que soy

                      y no tengo lugar entre el cielo y la masa.

 

    Manifestados tres veces duro

                        el sí, los repite y los no,

                                         predomina únicamente lo que cansa.

 

                  Se arroja todo a un conocido infierno.

           Manan de las palabras, rocas de vivo naranja

                                                 y las flores desvisten su belleza

                   sin renunciar a su muerte prematura.

 

           Empuja la lava con resuelta decisión

                      la lengua que se cree bendita.

 

                Mucho de todo eso humea

                                cuando se hace largo el día.

 

              Comentado todos los pesares

                       y sin renunciar a los: dimeeeeeee

                                     ¿sí?, ¿no me digas que…!

…en la paz creada en el altar sin cura

                      bienvenido fue medio refrán.

 

        Acostada la siesta

                   para no dormir un segundo

            con las almohadas de seda, precipitaciones,

                  querellas, broncas y simbolismos

                 participó hasta el perro en la historia.

 

      Sin pantalones anchos alrededor del alma,

             sin fiesta con camisas de algodón

                     sin descanso,  con la cama tendida,

                     de pies limpios y perfume perenne

                               en la cuerda que ahorca,

              las espinas clavadas en los regazos

                       despiertan juntas cada día un poco.

 

I

 

                    La mañana que no quiere verme

                     que viene y no quiere verme

                        que se acuesta de noche sin verme

         que está todo mal, que tengo que jurar

                           por y para todo, aburre a mi voz,

          desalienta mis ojos y veo la calle

                              por la que llegué

                                      como el gato anónimo que soy.

 

                        II

 

       Que la adoro, no hay prisa por registrarlo.

                                     Lo sabe.

            Que la añoro si no está, lo sabe y

                                                   no necesito confesarlo.

 

           No moriré si arrojo el calendario a un pozo de sal

                     y no hace a la cuestión

                  cuando diré todo o callaré en defensa del silencio.

 

            Si me deja o me voy, si me voy o me deja

                    me da igual que sea hoy, mañana o

                                    que haya sido la semana pasada.

 

  La calle está ahí y soy el mismo

                       gato recóndido y ocultado

              que conoce la noche y la soledad

                              con que llegué en invierno.

 

                        III

 

         El recodo del río se angosta temprano.

                   El agua anticipada está helada de moña.

    Sus pájaros resucitan a la hora de increpar

             y el temperamento que no cesa,

                  se presenta disfrazada de cariño empapelado.

 

      Sigue con su punción hiriente en mis lados

               como si fueran solos míos

                                 los sitios que vulnera,

                    lesiona y lacera, infecta y decapita,

                              maldice, sodomiza y critica…

 

                        IV

 

          Cada contestación,

         cada vez que explico todo nuevamente,

                  cada vez que mis dichos y miradas

                  se despiertan súbitamente frente a sus sentencias,

                                                                      a mi carne en nada la convierte.

 

    Con esa química se pudre mucho en mí.

 

                                           Intenta hacer y decir

                             hasta que pútrida el alma

                                                            será mortal en mí

                                                                            la última palabra.

 

            No conozco antídoto

                       ni me interesará producirlo después

                                                      de los avisos.

 

                  Sin el antitóxico secaré mi voz.

 

         La noche se vestirá de negro y asfalto

                cuando ciego, murmure palabras que no entiendo.

 

 

                        IV

 

    No es queja tener que decir cada vez

                     dos y tres mil veces las cosas

                          para quedar como dudoso,

          sino nauseabundo es el panorama

                 que veo antes de dormir y despertar.

 

                      Tener que jurar por todo, cansa

                                   ¡¡¡uff, si cansa!!!

 

                        VI

 

El pastel se deshace en las manos del tiempo.

 

                 Tambalea el muñequito recién llegado

           y no se me antoja tener que repetir las cosas

          las veces que quiera a solas

                                      o en compañía de otros.

 

          Fabrica con la voz incansable

                             dandose cuenta o no,

                 todo el sarampión que hunde mis órbitas.

 

               
                 Desentierro la necesidad de callar

                              y no me gusta lo que oye mi espíritu.

                        El mundo sigue dándose contra la pared

                            mientras desahogo la pena en el papel.

 

VII

 

       No me hundo con y en silencios pasivos.

         -Solamente sufro-

 

                        VIII

 

       Presiento que el viento, que despeina mis pelos,

              sea el mismo que me inscriba en su fuerza

           el número de la maratón en el pecho y espaldas.


                     Trotaré con la misma maleta a mis espaldas.

                     Fue de trapo y sudor con que me vio llegar.

 

                        IX

 

          Por la tunda, por la fatiga en la palabra

                              y antes de quedar sin fuerzas, diré adiós.

 

          No solo renunciaré a sus arraigadas verdades

                sino que arrojaré las vendas

                                    en su cúmulo de verdades

                          depositadas únicamente en su boca.

 

          Sin jurarlo, sin mendigar, sin menospreciar

                    como el tiempo apuesta a menospreciarme

                               renunciaré a oir todo lo que dice,

 

        Abriré la puerta. Fuera está la intemperie

                    y llo haré antes

                           que el tétano me deshaga la piel.

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

 

 

 

 

 

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
S


Profundo...!!!



Responder