COMPLEJO (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

¿Cómo enamoraré mis tribus a tus manos

y el interior que muestras

cómo haré para verlo

estando sin talento suficiente para volver

y distinguir el alma del vendaval

que dejas detrás de cada ducha?

 

Venga tu trama sedosa a mis brazos abiertos

sin el nombre de la costa que moja tu océano

con lo poco o nada que entra en tu maleta

pero no entres en mi pozo condenado a la soledad.

 

Pero ven…

Ven que te espero y huyo.

 

Sácame de él y no digas nada

                          que me mate

             cuando me dé el sol en los ojos.

 

Aquí estoy con mis miedos a oscuras.

El sol asesina sin miramientos a los que no ven.

El tiempo me lo dijo. ¿Es verdad?

 

Hace pocos siglos

que el naufragio aconteció entre otros muros

y piernas bronceadas.

 

Despilfarré el sueño al relatar un cuento modesto

y la verdad de la memoria no bastó

para mojarme en la melancolía.

 

No me desencanté con el mito y si pierdo

en el delito los barrotes del tiempo,

¿qué haré tras la barra de un bar de buena muerte

frente a tus faldas para piernas largas de biblioteca?

 

¿Qué?

 

La herencia es una materia

con gran personalidad a ser instrumentada.

Aquí es donde cae la cortina de la vergüenza

y ¡cuánto me molesta el aire norte y la lluvia

cuando no caen como antes hacían!

 

No comprendo mi mundo

No comprendo

cómo no consigo intuirlo y desaparecer al verte.

 

Vengan tus dudas y trae tus manos para acariciarme

aunque no las sentí deseadas después del café

pero sí antes de la muerte.

Venga tu mar aunque venga con lo sanguíneo

a una estación lejana de cercanías.

 

Pero que venga y que venga ya

ahora que me fui

 

A mi juicio idóneo y dudoso

de jornalero en la magia de escribir

le falta tiempo para aparecer cadáver.

 

Necesito quitar la mortaja del ropero y llevarla a lavar.
La usé en la última eternidad y está sin latidos.

La colgué  de los carretes de fotografías fraguadas.

Huele a rancio.

Coagulada está la sangre que vertió mi dolor al dejarla.

 

Fabriqué experiencias forjadas y malhechas

en la última visita al barbero

y malhecha y distante se hizo la hora

en el pulso del tiempo que presta servicios

en la comisaría de dios.

 

¿Por qué necesito sentir tu costumbre

entre los hilados de las costuras que arrancas con los dientes

y por qué sigues acostumbrada a los años,

a crucificar, a los viajes, al sexo y a llorar?

 

Sin el agua de tu ser en mí, tengo sed de ti.

 

Contigo el manantial es leño y sombrío queda

al apagar el incendio

¿Por qué es tan tremendo el desprecio del día

cuándo en la noche no hago más que pensar

               en ti y en mí?

 

¿Por qué el rayo de luz se clava en mis desvaríos

y no deja que revuelva el cóctel de noche y día

de semanas y años

en que me pueda enamorar de tus manos, palabras

alma y penas na bossa nova?

 

Eres y fuiste el vendaval que me dejó sin peinado

después de la última visita al barbero que murió

y está usando la mortaja que le prestó mi cadáver.

 

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Por qué existe el norte y el sur?


por qué la noche y el dia?


Por qué el derecho y el revés?


A quién se le ocurrió dar sentido a los años?


a quién le importa quién eres, quién soy, qué somos...


No me gusta el jaque mate, ni las bombas ni el suicidio.


Me gusta el latir del corazón, la búsqueda de la pasión y el curso de la vida, la sonrisa sincera y la mirada transparente.


Me gusta...



Responder
A


HERMOSAAA  COMO TU ALMA  CIELO!!!!!!!!!



Responder