CONTRA LA PARED Y EL ESPEJO (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

           Otra vez la frente del sosiego

                                       se dio contra la pared.


                Tus senos no reposan en mi boca

             ni tus pezones ven el día.

 

             No se inmutan ni tus pezones

                      ni tu piel se eriza con su carácter.

                              Busco las cicatrices

                  del día en que hicimos el amor

                            y recordé verlas en el baúl del abuelo.

 

             Las señas del tiempo llevan la marca

                           a las espaldas de los fondos de botella.

 

              Con tu ombligo descocido,

               tu falda arrancada de un lambetazo,

                        sin braguitas a la vista y despeinada tu alma

                                                                        solo piensas en follar…

 

      No llevas en la piel la última caricia.

                  Olvidaste cargarla después de la ducha.

              

                   Con tu sensualidad

                  pretendes cocinar todo el clima y el tiempo.


                        Fabricas un silencio tatuado en tu boca

                         y con el meneo desde la cabellera

                                                                  a los pies solo quieres follar.

 

 

                              Te recuerdo mía.

                                                     ¡¡¡Te recuerdo tan mía!!!

 

 

 

     Desmaya el día, se suicida la noche

                     se despierta el muerto y

       resucitan verdades infundadas en los celos.

 

        Se levantan del sueño los callejones

                y las noches llanas

             restan a la lucha de la noche anterior.

 

             Cargamos la lengua envenenada

                 y con los dientes enfilados para la sutura

                          nos envuelven las manos

                                                      de saladas gárgolas.

 

                                  ¡Qué rico es sentirse amado!

                         

                      Aunque sean

                las luciérnagas o las farolas

                          las que nos besen.

 

              Somos de noche para el alba.

        Nos damos el gusto de arrojar todo al vacío.

                          Con las manos calientes

                                 no atropellamos nuestros poros

                                      ni dejamos el sol acariciar los paseos.

           

                                         Dilapidamos todo lo que tuvimos.

 

                                          Las flechas de cupido

                                                    están olvidadas en el garaje.

 

 

                Te amo dices y quieres follar.


               Hambrienta está la hembra del chacal.

 

            Llevas sangre en la comisura de tus labios

                                                        y te amo e igual te odio.

 

         Miro tu postura a veces felina

                    y no te siento entera ni mía.

 

            Eres del tiempo, del clima y la luna.


                     Soy el calidoscopio de un columpio,

                     el detonador de una bomba, el cualquiera

                             que hubiera dado la vida por ti…

 

                  Soy una risa y una nariz de payaso,

                         una bota de un color, dos zapatos de trapo.

 

           Soy una horca sin cuerda

                    donde el verdugo espera.

                    Soy su sombra sin cordón o pena.

 

         Soy,

               a sabiendas

              el perseguidor de tus caderas

                       de tu cintura, de tus brazos y nariz.

 

                        Fui,

                              el que te besó con furia e inyectó

                            un mundo nuevo en tu desconocido universo,

                   el que metió las manos y los pies en el fuego

                            el que se deshace en llanto y aullido

                         cuando te afirmo distante y desnuda

                                                   reflejada en el espejo…

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Miro tu postura a veces felina...


Sublime!!



Responder
A


Este poema me ha encantado. Precioso en forma, imágenes y ritmo. Tiene mucho ritmo. Es rico, muy rico. Me ha encantado lo de la "nariz de payaso.." es una visión de niño e inocencia realmente
preciosa y de alma. Y nada más. Que me gustó mucho.



Responder
C


Gracias Alba. Dime a qué grupos perteneces porfi. Te saludo agradeciendo tus conceptos pero tb te pido q si lees algo q no te guste o no te mueva, me lo digas porque eso me hará crecer y me
ayudará a escribir con calidad.


Un saludo cierto q te llegará, JorgeSB