DEJÉ CAER BESOS (poemas)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

La bifurcación divide en sueños y blasfemias

                 las instancias de las utopías

                     en medio del arenal.


Los caminos

           casi siempre hermanados con las colinas

          las olas

     casi siempre hermanadas con el fracaso

 y sus biografías

               con el antónimo de lo absurdo

                            en los calcetines,

     se disparan y se pierden de vista.


                   Empalidece el río

               cuando te escondes y huyes de mi costado.

 

        Por saber de los pecados y mandamientos

            no creo cometer los que dices.

                Solo busco tu nombre

                          entre los archipiélagos.

 

             Es absurdo estar vivo sin tu alma próxima

                        sin tus labios besándome

             y sin tus manos envolviendo mis piernas...

 

 

      ...pero             estoy vivo,

             casi vivo, mitad muerto, casi muerto.

 

                    En este lado del océano

              dejo caer algunos de mis besos más calientes

                           para que cuando los encuentre,

                              me beses.

 

          Para que me recuerdes cuánto fui en tus telarañas,

              y para que a tus manos

                  las conviertas en puños de acero negro.

 

 

 

             Si por los caminos opuestos

              encuentras al menos dos o doce

                             o cien o cientos

                resoplarás y no verás de madrugada

            que en el pasillo de la cola al infierno,

                          estoy yo.

                  

               Sin ti soy como un don nadie

                       envuelto para desaparecer.

 

            ¡¡¡Qué tremenda es la distancia

                         si no alcanzo a ver la cercanía!!!


          ...si no rozo ni tu aliento ni tu pelo,

                    si no me toca tu áurea

     si tu palabra se estrecha en una trinchera

                                      de trapos y quijotes.

 

II


              Si dices algo

             no quebranto tus pensamientos y

                       cuando digo

                                 "te deseo",

       a los pecados los cometes tú.


                 Esa carne tuya se hace trenza,

                                   se retuerce

                               se hace pequeña

                                                 y se agiganta.


Me esperas con el rosedal de tus dedos,

    plantada en la puerta.

              Me esperas con los ojos abiertos

                      con los sueños encumbrados, 

                      con la desolación aparcada

                            y con ganas de enredarte

                    en todos los pormenores de mis palabras.

 

III

 

           A los pecados los cometes tú

                        porque solo dije: "te deseo".

 

IV


              No cubres de amnesia tus emociones

           y te dejas llebar por las cosquillas y escalofríos

                   las risas y los lloros,

                    los orgasmos y los gemidos...


Clamas a los vientos

              entre una sábana y otra

               tener vida suficiente

            para el momento de consumar toda tu impiedad

                                  contra mí.


      Te haré mi hembra por lo que dure la agonía,

                por lo que descubre tu ropa

           por lo que me muerdes,

                   por lo que me arañas y sometes.

 

V            

                     Estos tres mandamientos

            me sobran

                    para morir entre tus dientes

             y seguir como un don nadie en la cola del infierno

                  cuando empalidece el río y

                          te apartas de mi costado.


 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
S


Precioso....!!!!   Seguro que alguien los recogerá....!!!!!


 



Responder