DOS MOMENTOS (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

 

 

 

Un dardo de la materia oscura del universo

se hincó en nosotros.

El punto se mantiene alerta y desconfía

de las bocas rugientes de relámpagos y felinos.

Las mañanas, cuando sean menores en horas

y las noches más largas en minutos

supondrá

que los personajes que somos en la antecámara

las historias que mantenemos en secreto

y las nieblas, que trepan en los árboles,

sean diferentes a los personajes

que somos en soledad.

 

II

 

La calidad de los aires y sus vientos

la solemnidad del azúcar y la miel

el inframundo invertebrado de los desafíos

la mudanza de un callado y la visión del pirata,

hacen que el espacio se reduzca a la nada

cuando la nada es todo cuanto hay.

 

II

 

No apartes los ojos de lo que dices ver

ni dejes a los oídos que escapen de las palabras

que son altas,

               que son claras

                               y calladas…

 

Que tus otros sentidos, el sexto también,

se manifiesten cuando el tictac

desconfíe del día, del mes y de mí.

 

Deja que sea fiel a mi manera

y que transporte la carga de tus censuras

en las plantas de los pies.

 

Pasa algún tiempo entretenida en una plegaria.

Baja de tu caballo alado y tu guerra personal.

Alzate en el vapor cuando la tempestad

diablee y amenace hundirnos.

Llega con tus senos desnudos y ojos de caramelo.

                    Preséntate simple y penitente

                         como el recodo de la corriente

                           que lleva al mar...

 

Al llegar,

     conviértete en anfitriona de todo mi amor. 

 

Desnúdate y silencia con tus curvas nazarenas

              en alta voz.

 

Hazme el amor hasta el duelo y deja caer

una flor de género en tu vientre de explosivo alelí.

 

 

Mírame.

 

Mírame como una dama que sabe insolentarse.

 

Abre los ojos.

 

Pon tu alma despiadada de guerrera amazona

en una canoa, que con mis manos

empujaré hasta el océano.


 

 

III

 

Ahora,

     entra despacio y descalza

      en el universo que te acerco.

 

   Tiembla

            cielo mío

 cómo la hoja en otoño y aparta la voz

                    en la batalla final.

 

Tatúa en mi corteza, que es de lima y fuego

a tu piel que es de límpido cristal, 

agrega una botella de champaña

coge al tictac por las orejas

y no permitas que vuelva a desconfiar.

 

IV

Ahora nace.

             Vuelve a nacer…

             

               

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


tremendo cambio el q sugieres. Quien estara en condiciones. Tremenda



Responder
A


Hoy tengo tiempo de hacer algunos comentarios de los textos y los resumiré en FELICITARTE.



Responder
A


Dice la razón: Busquemos la verdad


Responde el corazón: Vanidad, la verdad ya la tenemos, la verdad es esperanza.


Dice la razón: Tú mientes


Contesta el corazón: Quién mientes eres tú, que dices lo que no sientes.


Dice la razón: Jamás podremos entendernos, corazón


El corazón: Lo veremos



Responder