LA COMIDA DEL DIABLO (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

Jugué al polo con caballos de escobas

al póquer con las cartas sin reinas.

Me puse sombrero sentado en el cementerio

usé calcetines en el infierno

navegué en trozos de papel

y me hundí en la bañera

con el ventilador dentro

                                        y en cuatro minutos,

                                              de esos que no se olvidan,

                                              fui el hombre más feliz de la tierra.

 

Hacen falta muchos más segundos para olvidarte

unos diez o doce, quince talvez.

 

Pasé la goma de borrar. Hice un borrón

y de nueva forma vestí para la gala.

A la libreta donde tengo lo que debo

le arranqué las hojas impares

a la derecha las dejé para recordar

la fecha de ayer, tu teléfono, guardar el pagaré

y rogar a dios que te lo pueda pagar.

 

Nos invadimos con miradas

en la penumbra de una escalera.

Tú subías y yo también mirando tus caderas.

Pasé a tu lado disimulando el deseo

y rosé tu mano con el áurea del diablo.

 

De forma categórica dijiste

que no existió tal deseo la noche anterior.

Señalaste con tu mirada elegante

que no eras un simulacro cualquiera

ni fuiste mía toda la madrugada.

 

No estaba seguro de esos minutos ni de ti

ni de mí, ni del día en que vi tu amor caer

y llegar a lo hondo de la tercera copa

para operar el milagro de despertar.

 

Un mundo de lujos tienes y tus voluntades satisfechas.

Herencia que te marcó los faldones de prostituta.

Mentiste en seis cosas y dijiste la verdad a medias

media vez; tal vez…

Tal vez, me enamoré en vano

                  de tu vestido y piernas.

 

¿Pero dónde termina

la historia de los caballos de paja

y la orgía de cartas volteadas?

 

Termina en la tasca.

Allí donde recoges la basura

que da de comer al diablo y a sus amantes…

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Enamorarte en vano, terminar las noches en la tasce... donde quieras pero despues a un cuarto con el amanecer garantizado...



Responder
A


Ayyy... mira que me inspira este poema.. Por Dios!!! Y añado lo siguiente. Es que pensando pensando..digo por pensarlo.. ((no por nada más.. )) que ese diablo siempre tiene los bolsillos
rotos e insaciables. Digo yo... por lo que se ve y se extrae del poema... Por ná más. ¿cierto?



Responder
A


Y sí. Totalmente de acuerdo. Al diablo y a sus amantes sólo se les puede mantener a base de pura basura. Una gran y espléndida basura. Qué bien lo has dicho todo. Eso es un poema con verdad y lo
demás todo tonterías.



Responder
A


Ufff... me he puesto en el pellejo del diablo y no creo que la digestión sea muy buena..... Pero, en fin.. es un buen poema... Diablesco, cómo no.. pero buen poema. Felicidades.



Responder
S


Sin comentarios........!!!!!!



Responder