LA CRUZ (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

 

Estoy parado en el centro neurálgico

de una cruz aguada en medio del océano.

 

Tu perseguida sombra renace en mí

y tus alegatos de negrura pálida

con el impensable sabor a distancia

vuelan alrededor del cielo y dos estrellas.

 

Una de ellas en tu cama de señora

y la otra estrella en tu cama de fiel, amante

y puta.

 

Brillas intermitente.

Te enciendes bajo la mantilla

con el reposado espectro que mira tus caderas de sal.

 

Ríes y silencias…

 

La comisura de los labios, el reposo en las miradas

el diablo dentro de mí y la dueña de mis enigmas

muestran que somos espectadores y protagonistas.

 

Antes del minuto indicado en una fotografía del cuarto

bajas elevando un salto y un clamor al padre

del hijo de no se quién…

A los cincuenta y nueve segundos comienza la hora.

Las manecillas que son de arena y lacre regresan

se van, corren, desaparecen, se estrechan, reinan...

 

Primero anochece, después sigue anocheciendo

y después todo es muy oscuro…

La marea de salitre y ponzoñas, sostiene la cruz que piso

desde hace un par de días, dos años, seis horas

y una eternal utopía.

 

Cuando reiniciamos el día

el sol opaca la luz del cuarto

y ríes cuando no lloras la despedida y cierras la puerta

sin mirar al cielo, con angustia, ira, dolor, lágrimas… despedida…

 

En mis manos tu perfume se hace cuna

y los zapatos que abandonaste con la voz insonora

comienza trayendo el rico sabor a bienvenida.

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Lo  de puta me impacatço pero en el texto queda muy acorde a tu personalidad. No me ofende esa palabra y que bella queda. Felicidades



Responder
A


Ries y silencias...


Duo perfecto. A veces las palabras entorpecen la comunicación.


Qué me dices?



Responder