LA LA LEY QUE NO LLEGA (poema dedicado al amor y a las víctimas)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

 

El entorno abofetea tu lado

                                               y silencias.

 

Bajo mis pies propagas la lluvia

            que brota de la tierra andada.

 

La andamos con los pies descalzos
                         sin n
uestros botines de duendes.

 

Nos quedan momentos callados a fuego
                 
y nuestros callados momentos a cuesta.

 

    En cuanto a la noche,

      que debería ser oscura

             objeto de oblea y trenza

            se relajan las miradas

                   y quedan tintineantes los misterios.

 

      En cuanto a las luciérnagas,

                  que deberían subirse al coito

             en el rojo invierno nada tengo que decir.

 

Pero, cuando la paz y los hechos

     sean más que utopía comprobada y hecha milanesa,

me desharé en ti y en el tiempo

que maldigo a causa de no estar a mi lado

             beberé tranquilamente de tu manantial.

 

                            Estoy contigo

                  cuando siguen callados

              los que deberían nadar o volar.

 

                 En las curvas del alimento lírico y ancestral

          caminan relacionando hielo y pensamientos

                              o a las estrellas con la libertad.

   

                  Deberían mostrarse dulce las estrellas

             pero no hay dulce o cielo

                             dónde ver los destinos,

                                                                     

                                  Los poemas dedicados a ti

             los embuto a lo largo de las callejuelas,

            viseras, extensiones de la tierra y sus cárceles.

 

        Mismo que exista un largo pantano a mi vera

                  que la vera sea un prodigio de la realidad

                           y que la soledad golpee la chaqueta y el pecho,

                                     necesito llegar a ti y que sientas que allí estoy.

 

                               Siente que paro la marcha

         entre tus senos de incienso y luz
                        uniendo mis labios a ellos, muriendo en ti.

 

     Siente que no hay silencios

            y distancia posible a partir de allí.

                              Alcanza a soñar cuando tu piel esté desbordarte

                                         y mi locura de cuerdo se haga peligrosa

          contagiándote con besos, espuma de mar y guirnaldas.

 

                                                          Siempre que no estoy y no llegué a estar

                                 cuando me presenté y me quedé pero no me conoces,

                                        cuando me viste y no llegué a rozar tus gemidos

                        mientras el sudor es seco y está ocupado con el hechizo

                                         te echo de menos y deseo.

 

                Cuando estoy con otra mirada a mis espaldas

                       y me persigue hasta el refugio y siento un golpe

              en tus letras me escondo y me protege tu nombre.

 

             A pesar de asumirte cerca en vida

                    mientras el ¿cuándo?, es una pregunta

                        que responder no quiero (a pesar de decirlo)

               o mismo, cuando es lunes y piensas

                            que sigue la misa del domingo

                   (a la que renuncias nuevamente

                           porque te divorciaste del cura),

                                                  o mientras que el tiempo

                                se pierde entre la ranura de los dedos y el cielo 

                                             seguimos aquí, renunciando a morir...

 

 

                     Mismo, que el hombre sea malo

                                            o la mujer, la mejor amante…

                                                           te adoro…

 

                        ¡De verdad te quiero!

                                …y suelo amarte de martes a sábado

                                        cuando la semana está llena de domingos y lunes.

 

                                               II

 

         Espero no parado a un lado del barrote.

                

                   ¿Y con las células moribundas

                   de los pies y manos, de pecho, orejas y espaldas

                                                                                              qué hago?

 

                       Sigo sentenciado

      con la última patada en la cara

                         y mis dientes que la palmaron.

       Esperando la nada

           tras las rejas de una prisión del sur

                    tenemos los codos rotos, el alma herida

                           y seis funerales más sin festejar.

 

                    Si,

          sufrimos a diario cuando la reunión

                    de exterminadores se extiende

                                   en la sombra que no vemos venir.


         Del hotel a la intimidad de los barrotes

                           no hay camino sin recorrer

           y la infección de esa ley que se apropió de nosotros

                                         expira porque nunca llegó…

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


LA LEY SIEMPRE LLEGA.



Responder
A


Es precioso. Grande como el universo. Y más. TQ.



Responder