MI NIÑA Y SU MUÑECA LLAMADA LUZ (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

 

En el exilio,

 

        la cercanía con la muerte y su lejana presencia



 

                        se ríe de la historia triste a contar.

 

II

 

Mi niña no tiene vos ahora.

                No dice nada por el encierro

                                    no consulta su almohada

                           ni juega en el tobogán.

 

  Se cumplieron algunos de sus deseos

                     cuando

                        entró al mar,

                     cuando

                        empezó la primaria

                      cuando

                montó en un caballo gris

                       cuando

                aprobó su tercer examen de ballet...

  

                Sus ojitos claros cerró despacio

                  y después del susto no volvió.

 

 

       Traje a casa su vestidito de cumpleaños

      una chocolatina enorme

          que en su pequeña boca no entró.

 Llegaron después

         los regalitos de su cumple…

              …una muñeca que no abrazó

  una bici que no montó, los patines,

                    brillitos, fotos, libros de cuentos

                     pantalones, camisetas...

     

          Después de cada abril y antes de cada junio

                   en cada verano, después de cada otoño

                          en medio de tu primavera

            y al final de cada invierno,

                                  el dolor me consume.

 

          El tránsito emborrachado le arrancó la vida...

 

         ¿Dónde se escondió el borracho que la mató?

 

No tenía cincuenta o cien años cuando se fue. 

 

         En la noche de sus cumpleaños número seis

                por muchas botellas de alcohol ajena

          la vi volar sobre el asfalto silente.

 

                    Murió.

                            Mi niña murió asesinada...

      Dejo mi carne

      ante los ojos carroñeros del tiempo

 y la voz que putea a dios está ronca

               y tan maldecida como el infierno.

            

           Cuando

                la parca me ilumine

           cuando

            la pena me escrache y termine de consumir

          cuando

                 me deshaga de la pena que arrastro conmigo

          tendré en mis manos de muerto
                          
           el vestidito nuevo

                      cuando sus seis años

                y su muñeca de trapo llamada Luz...

 

III

                      Moriré mañana

               con los ojos desnudos y abiertos.

      Me impondré con las garras 

                de esa maldita noche de una puta vez

                                   y

            tendré la oportunidad de matar con odio

                         al borracho que no murió.

                     

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
I


sin palabras..no las hay!



Responder
A


De este poema podría escribir pero prefiero no relatar nada al respecto, Andrea



Responder
L


que triste,muy tragica!!!!el padre tendria que haber asesinado y matarse, creo que ningun ser humano soporta la muerte de un hijo...


haz otra y encuentralos en ese camino de " Luz"........






Responder
A


La trajiste a este mundo con tu mayor ilusión. La rodeaste con todo tu amor y sin saber por qué ni en que momento ocurriría, se te escapó entre tus manos.


Con ella se te fué todo y sin embargo la tierra sigue girando, el sol sale todos los dias y la vida sigue su rumbo. Has de seguir y elogio tu valor y fortaleza.



Responder
M


De todas las cosas que pueden pasarnos en la vida, creo que esta es la peor de todas... he sentido ese dolor al leer el poema y han brotado lásgrimas de mis ojos.


Precioso y doloroso poema.


Un saludo



Responder
C


Lamento q hayas sufrido. La vida conlleva el sufrimiento y millones de cosas más porque sino no sería vida. Creo q si no pasan millones de cosas, sería un coma