NO ME DIGAS QUE TE FUISTE SOLA... (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

Se  fue el último barco contigo abordo.

 

 

Partió las amarras deslizando su ira

por la cadena acerada,

rompió con magia grilletes

las bocas de los anclajes

y arrancó el muelle.

 

 

Deshizo las arenas con su panza y

arrancó las garganta a los peces

Rasgó con su hélice algo más que las mareas

y

aplastando las similitudes

de turbiones, olas asesinas y sillas vacías

entró en la noche.

 

 

Me dejaste solo con un dolor

y las manos vacías.

 

 

 

No le digas a nadie más

                  que partiste sola.

 

 

Espero tu vuelta si, pero ¿para qué?

Me consume aquella canción

con el aire rancio en mis tímpanos.

Es invierno cerca de los muelles

y en los pétalos de los amores simples,

la muerte y yo

no comprendemos tu promesa.

 

 

Espero tu vuelta

en cualquier casa de tela y paja

pero ¿para qué?

 

 

No le digas a nadie más que te fuiste sola

con dos dolores, dos maletas y dos monedas.

 

 

No me digas que marchaste sola

porque te llevaste mi aliento

cargaste en las bolsas mis desvelos,

me robaste las risas que no encuentro ahora

y te llevaste de subvenir

a mi corazón hecho añicos.

 

 

¿Cómo dices que te fuiste sola si llevas mi vida

en tu monedero, un ataúd en tus ojos y

mis dos miedos...

 

 

No me digas que te fuiste sola en una noche parca

porque en la luna iba mi amor,

en tu boca mi último beso

y de mis ojos arrancaste tu figura.

 

 

Cargaste mi nombre

en un camarote oscuro,

de mala muerte y peor vida

y lo dejaste caer al mar

para que lo engullera la primera ola de soledad

que pasara distraída.

 

 

 

Saboreaste la despedida que no tuvimos

en el muelle de palo y selva.

 

 

No me digas que marchaste sola en un barco vapor

porque en él cargaste mi amor, deseos y dos semillas.

Cargaste mi son de guitarra,

mis palabras escritas y mi voz.

 

 

No me digas que volverás trayendo lo que me robaste

ni me digas que volverás para robarme algo

que no pudiste cargar.

 

 

No me digas más

que te irás en otro barco cuando la noche

te encuentre un lugar en la niebla.

 

 

Te llevaste mis amores y me dejaste

a la muerte de compañía y un puerto de palos

sin barcos que abordar ni selva que visitar.

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


saltó a mi vida, a mi vista, saltó y lo tomo como mío. Me lo regalas???



Responder
S


Muy triste.........pero bonito.......!!!!!!!!



Responder