POESÍA (poesía)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones


 

Le dije a Lorca que te devolviera en su sangre…

 

Que te trajera en su sangre, en la sangre de sus calles,

en los aires de su dolor, en su silencio de hombre.

 

Le dije te devuelva a mí, escondida en su maleta.

 

            Hay guerra más allá del poema.

                      Aquí cerca huele a cera y metal.

                                 

              ¡¡¡Tan cerca de mí, hay guerra por venenos

                      que la garganta se me agrieta de tanto maldecir!!!


 

Le pedí que te traiga prodigiosa

con tu falda de silencios y celos.


Que derive el día, que te encubra muda y dócil

que suba al tren y no te olvide.

 

Le rogué en una carta que te devuelva

cogida de la mano.

Le imploré, porque así valió la pena,

que sin prisa ni atropellos

con sus demorados pasos por caminar,

te traiga consigo, enamorada mía.

 

Le pedí a su cordón umbilical que se haga marchito,

que se desangre en poesía y corra por su Granaaa…

de viejas mareaaas, de cordeles de seda, de plumas…

para que no te deje fuera de sus ojos

cuando suspenda el libro, cuando cierre el día.

 

Que no te olvide en el silencio de los olivares,

en la calle del fondo o que te deje prestada

hasta que vuelva de la guerra.

 

Te dejaré una lágrima más que nada

porque soy bueno, pero me niego a esperarte

en la sombra de una cárcel.


Quiero ya,

           llegar temprano al encuentro.


No pretendo aunque pretencioso soy

quitarte de la mano, la maleta cargada con mi niña

ni llegar tarde al encuentro en la estación del Sur.

 

Reparte el tiempo en el mundo de otras piernas

en los jardines, en los tribunales…

Deja que te confundan con los amaneceres

y mariposas. Deja poeta mío

que los rayos de sol te encarcelen y no

          las sombras traicioneras

                       te marquen a hierro

                            el destino que no ves.

 

Ordeno que se presenten tus pasos en la luz

                                de esta tremenda letra amarga.

 

El poema está condenado a la bronca y la distancia.

 

Pero ordeno

             que la música en las cuevas de la infamia

                   sean vino para el olvido resucitador.

 

En ti no hay borrachera posible

ni perros que ladren lejos.

                                         ¿O sí?

 

El tren llegó a su destino.

 

                      Me entregaste en silencio la maleta

                                                          cargada con mi niña.


                             Gracias...

 

                         En ella, hay vida

                           y en ti, poesía, la vida sigue

                           aunque sea su muerte

                           el destino que no escribió

                                       cuando llegó a la estación del Sur.

 

Nota: No sé porqué desperté pensando en Lorca. Mi sentido homenaje a su persona y a su arte.

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
V

Es impresionante, me encanta.
Responder
A


conozco  Granada y la describes tal cual Lorca. Los poemas de lORCA Y SU SANGRE. Magnífico



Responder
A


Y mientras cuenta, llorando,


su aventura a aquella gente


en las tejas de pizarra


el viento, furioso, muerde.


Federico Garcia Lorca.



Responder