REGRESAR (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

En la hoja del pasaporte apoyo un deseo.

 

En el marco de la puerta descanso la esperanza.

Un paso después cuelgo la intemperie

                                       en el perchero.

Está lleno de ilusiones el diccionario en otra lengua

y el vuelo comienza después de abrochar el cinturón.

 

Tu sombra está extendida a lo largo de la tierra.

El pájaro vuela sobre tu sonrisa de sol.

 

Tus dientes son nubes y las manos

con la forma de un cuenco reciben mis besos…

Los pies tuyos son veloces linces

que despeinan tus cabellos simples.

 

Mi pesadilla entra en medio de la turbulencia.

El encuentro es posible con nuestros apetitos

carnales y huraños pero en la realidad...


En el avión de alma desgastada y papel

     llevo desnudo estos únicos deseos suburbanos

                              y homicidas.

 

El vuelo es eterno.

                    No hay pista a la vista

no hay vista que la encuentre y no hay encuentro

           que se vea posible.

 

Será posible el acercamiento

cuando el avión llegue

y se quiten los trapos sucios

que le tapan la visión a nuestro amor.


Cuando uno de los dos abra la puerta

y ambos limpiemos las almas

las hélices pararán su movimiento

y ya no habrá cuentos, mentiras,

trampas y cosas ocultas capaces de cegarnos.

 

Me fui con el invierno en los botones y

en las espaldas de las ropas pero eso ya pasó.

 

Pasan normalmente los segundos en los pantanos

y en estos lugares

los meses pasaron con una fantástica duración.

 

No había fronteras en nuestra forma de amarnos

hasta que se levantaron los muros

con las manecillas de los relojes y se interpuso

un océano azul entre tú y yo.

 

Ahora vuelo. Ya es el primero de los pasos.

Falta que levantes tu sombra de la tierra,

sacudas la arena de las sandalias y me apapaches.

 

       Hazlo

         y no demores

                    tiempo en culparme.

 

Fue el clima árido de las maldiciones

el que preparó la mochila que dejé en la lluvia.

Fue la humedad que compró un pasaje de ida

y arrastró mis zapatos

hasta el avión de pompas de jabón.

 

Los motores de susurros me lanzaron fuera

de tus ojos de almendras y rocío de néctar.

 

Vuelvo cuando encuentre la pista y

si no lo hago

me perderé en ese mismo océano

que me vio bajar los brazos y dejarme arrastrar

hasta lo más alto del lecho marino

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
-


Y a mí que todo esto me recuerda a la canción esa que asía asín:


 


"Y así lavaba así, asiiii.. y así lavaba así asiii, y así lavaba así así, Y así lavaba que yo la viii...."



Responder
A


Y tranquilo.. cuando llegues a la pista de aterrizaje y te quites el cinturón. Entonces sí, a lavar se ha dicho!!! Pero con mucha agua y mucho jabón. Que salgan pompas libres y caprichosas. Que
circulen radiantes por el aire. Y entonces, con suerte y empeño (y más empeño que suerte..), nacerá de nuevo el amor. No te preocupes, el amor siempre nos espera a la vuelta de la esquina.
Siempre está ahí si es amor. Más suerte para ti y de todo corazón. Otro abrazo, compañero. Anonimito.



Responder
A


Ni loco hombre.. Ni se te ocurra a volver al avión de pompas de jabón.. Dios bendito.. Ten por seguro que ése no se llama avión. Va por océanos, canales, mares y ríos, y se llama barco. Tú coge
el otro avion, el de aire, despega y alza el vuelo, que tu nueva-ancestra amada te seguirá queriendo. Suerte campeón!!!!



Responder
S


Realmente hermoso...!!!!



Responder