UN DÍA SECO (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

           Es el amanecer  

   de otro día seco y oculto. 


Las estrellas
 

desaparecen cautas y sigilosas. 


El mar rehúsa estar callado.
 

Declinan las olas irse sin detonar. 

  

…no quieren dejar su manto de hechizo 

a la deriva y al viento.

 

                                                                                                      No quieren palmarla

                                                                                                       sin nada que decir.

 

II

El poema que escribo es porque la busco.

 

                                                                      ¿Quién la vio?

                                                                    ¿Qué me la puede devolver?


III

 

Dentro de mí

 veo lo que no quiero.

Dentro de mí

 nace algo malo que no quiero.

 

Ella

abre y cierra la puerta.

Rauda la alejan

los vientos de sus sandalias.

 

Está desaparecida.
Duerme aquí

y sueña lejos desde hace días.

 

Me olvida. Me olvidó.

 

Inventó un verano nuevo

en el invierno.

 

Los caracoles,

el alisado de sus cabellos

no me resultan familiares.

No hay agua helada en la nevera

ni yogurt, ni caricias.

No hay un beso y roses de pieles.

No hay ánimo ni alientos cruzados.

 

Escondida en si,

resuelta y con su razón,

compara su ayer con los pocos hoy...

 

                                                                                                 Callada y dolida

                                                                                                  vive para alejarse.


Reconforta su alma llorando el pasado

y disimula su frustración.



-Su mentira rimbombante-

es tan aguda,

como el puñal que clava al decirla.

 

La veo parada tras el vidrio de un reloj inerte.

Sus manecillas están hundidas en lodo

y permanece extasiada frente a ese brillo opaco.
 

IV

 

Entra el otoño en mi alma

pero fue tórrido el verano

que me llevó a sus besos.

 

El invierno adelantará sus pasos

y si monto en mi caballo alado,

la historia será otra.


En mi boca

la frase -cielo mío- será pretérito.

 

Dejaré en cualquier rincón de mí

el alma agobiada

y habré cerrado algo más que la puerta

que un día supe abrir.

 

V

 

Mi reloj es otro

 

Las saetillas giran

porque no se detuvo el tiempo en mi pasado.

No se detiene el tiempo con este presente.

 

Mi tiempo avanza.

Es de luna y frágil

tal cristal.

 

Estos vientos traen lluvias

y los altozanos de arenas blandas

se moverán frente a su pasado

y a su cárcel de presente.



Seguiré mi camino

 

Las imprentas editaron calendarios

y editarán más.

 

            VI

 

Si en el día sigue oculta,

si quiere cazar disimulada

tras alguna razón nueva

estará en condiciones de hacerlo...

 

VI

 

 

                                                                 Pero

                                                                                             ¿para qué me quedo?

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
E


Nunca te canses de buscar, el amr esta a la vuelta de la esquina donde menos lo esperamos



Responder
A


Buen dia Jorge, por lo visto hece tiempo que no, te habla que no escribe, que la buscas y no la encuentras ,pero ella esta ahi, esperando que la llames, en silencio seguro,debes dar el 
primer paso amigo.oh, se va cansar de esperar,TIRA LOS CALENDARIOS TAN LEJOS COMO PUEDAS, ARRANCA LAS AGUJAS DEL RELOJ Y VIVE SIN TIEMPO ESTE AMOR QUE ESPERA POR TI.(gracias por esta maravilla de
poema)Un abrazo desde el alma hasta pronto .Ailen Ximena DI Noia...



Responder
Y


Vaya.. otro olvido.. Mucha suerte en tu nuevo calendario y en tu nuevo camino. Al final de todo se aprende.



Responder
Y


Y otra cosa.. vaya.. se me olvidaba.. a ella (según mi hipótesis) la conozco muy bien. Y no se ha escondido JAMÁS.



Responder
Y


Las grandes batallas de la vida se libran siempre entre la verdad y la mentira. Las medias tintas, no valen. Lían. La mentira (y sobre todo el esconderse) lía más. Y ella, creo (sólo creo...),
habrá sido siempre clara contigo. Creo.. (ya digo... sólo creo..) que hasta más transparante que el puro cristal. ¿Se le puede pedir más verdad? ¿Queda alguna carta sobre la mesa e incluso dentro
de la mismísima baraja por tirar? Creo.. (sólo creo..) que en su caso no. ¿Mentiras rimbombantes? A ver...vuelvo a creer, (también sólo creer...), que supo las que le dijeron. Y creo que no anda
lejos la boca que las dijo, si éstas fueron tal. Y a ellas creo que se acogió (vaya.. todo esto lo creo.. ya digo.. no más..). También sólo creo que a lo dicho se acoge, y no a "dichos" sino a
palabras con sentido, y no fueron de las que es espera o desea escuchar. Todo esto, por supuesto, es un creer. Un hablar por hablar. Una gran hipótesis que igual no tiene ni tuvo ni sentido, ni
principio, ni final. Buen poema. Saludos.



Responder