VUELVE EN ELLA (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

Entra en contacto con ella y le dices…

 

 …que insinúe su figura bajo el vestido

                                                 y que suelte el pelo.

 Que pase por mi pecado con su lengua

                                     y toda su esencia en mi locura.

 

Ordenen sus pensamientos en fila.


         Condénate y cierra las piernas en señal de duelo.

                    Gime desde un ángulo obsceno

             y muerde su ombligo como quieras.

 

 

           Dile que haga lo idéntico.

 

                Agudiza su acercamiento

                                                y en tus pezones flameantes

                           muéstrame de qué eres capaz.

     

          Desabotona mi interés por tu piel

                   y puede que pulverices esta carne mía

                                             con tu apetito.

 

             Avísale

                  que entrarás ardiente al infierno

                                   y que serán mis diablas.

 

                    En las miradas lascivas de tu amiga 

         concédeme el cántico de tu espíritu  

              las agujas pausadas en las arenas del reloj

                                       mil una migaja de pan con destiempo

                                          y dile

                                 que deseo a las dos conmigo.

 

              Concédeme la paliza y el desparpajo

                                 la cercanía de la codicia

                                              en los brazos de ella y célala.

               

                   Frente a mí, arráncale la ropa.

                   Acaríciale, mira sus curvas, tócala

                                           y clávale un aguijón.

 

        …muérdela porque la odias, bésala intensamente

                                         y tócame también.

 

 Muerde con furia mi piel

        peléate para ser la primera y única.

                 Ríñete y contiende contigo

                                   sin destino otra vez.

 

      

Míranos  

          a centímetros de nuestra piel,

     Ódianos

          y menéate sensualmente cerca de mí...

                

                                 Mantén tu asco en silencio

                                y vuelve a tu casa que me quedo con ella.

 

              
                                                                             

 

 

II

                                                                           

            Deja que me envuelva con sonrisas dobles

       jadeos simultáneos y orgasmos risibles.

 

 Asiente cuando desprenda su alma y su piel.

         Gime su forma

           y enséñate a sentir lo que ella.

 

                                      Déjanos a solas

                                       pero no te muevas de aquí. 

 

         Observa tendida en la cama nuestra

                             barbarie y antojo.

 

                      Condénate

                         que estoy a su voluntad.

    

           Laméntate.

                      No te beso ni acarico.

                              Solo se lo hago a ella

                                     si no me comparte contigo.

    

                                      

                                Déjala  con la boca ocupada

                                    en mucha de mi carne

                             y desmigájala si te desespera su intromisión.

 

                                                    

 

                                                                                                                                

                  No descansen

      sin malditas muestras de intenciones.

                                           Mueran si es necesario

                                                  para resucitar de tarde           

        pero mañana

               si amanecen en otras sábanas

                       con sus pieles deseosas y necesitadas

                            no digan mi nombre...

                

                                                   IV


               Mata al reemplazo si quieres

                           y hazme el amor si lo deseas.

                                 Después del medio día

                       vuelve a tu secreto

                     y reposa con la idea de volver en ella

 

 


 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post