¡Y DESPUÉS QUÉ?

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

Exijo la eternidad

para matar la duda

pero antes escucha la música

y la voz del arte.

 

 

 

Intentas apresarme. Embarras tu respiración en mí pero antes de dormir y desaparecer entre los vuelos del espanto, intentarás que caiga horizontal en tus guiñapos y que diga a todo si.

Tapas las ventanas con tu sombra para que nadie me perturbe y tal vez, en ese momento me entregue con la sorpresa de la incredulidad y al pensamiento inmóvil. Prevés que avergonzado del sin sentido de este miedo y de mi error, acepte las culpas que no tengo...

 

 

 

 

 

 

Zumbaaaaaa



 

El límite entre lo absurdo de la vida

                          y la grandeza de Dios.

 

                              El límite entre la soledad y la esperanza

                                                          alfa y omega

                       el principio           y           el

                                                                 f

                                                                  i

                                                                  n.

 

¡Tengo miedo!

 

       La fiebre que arde           y           el frío que siento

          es el contraste entre mi alma           y           mi cuerpo

             es un grito callado a la impotencia

                     frente a lo santo          y          bárbaro del hombre.

 

                          A Dios le hablo herrado.                                             

                             Procuro hablar del español al quechua

                                                 del latín al hebraico

                                                              y no me entiende.

                

                  Sé que me matarán callada  e  íntegramente

                               y no podré decir nada..

 

 

                                      Zumbaaaaaaa

 

                      Un momento, algo entró en mí.

 

                                     Ya veo mi cuerpo en sangre

                                   en el frío que ya no siento.

 

                                                         Aquél cuerpo no es mío,

                                                         le pertenece a la tierra que me vio morir…

 

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

 

Setecientos noventa y seis días en las mazmorras de cuatro países a pan y palos, a sombra y zozobra, a mordiscos de dignidad y esperanzas truncadas hacen a las palabras abajo.

 

 

 

 

 

 


La libertad no es utopía

 aún

siendo prisionero de las fuerzas opositoras a los libres.

--- X ---

Yo nunca podré describir la libertad

pero sé que existe como existe el amor.

Descríbelo si puedes o siéntelo mejor..

--- X ---

Ser libre no pasa por decir lo que uno quiere

                           sino amordazarse ante la coacción.

 

¿Un principio básico sería entonces posible?

 

-Admitir la culpa si existe-

Eso nos libera.

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

El texto abajo, que habla de la libertad personal y del arte, creo que es interesante y quizá esclarecedor. Gracias por compartir, JorgeSB

 

 

 

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


el frio que no siento...



Responder
M

ya veo mi cuerpo en sangre en el frío que ya no siento, expresión ambigua. besos exquisita publicación


Responder
M

PASEANDO Y HUNDIÉNDOME EN LAS PALABRAS DEL BLOG, SOBREVIVÍ. QUIERO RECOMENDAR TODOS LOS ESCRITOS. SIN DUDA HAY ARTE PÈRO TAMBIÉN HAY DEDICACIÓN Y UN ALTO VALOR AGREGADO´PROFESIONALISMO.


Responder