ZAPATOS EMBARRADOS (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

Ayer, sin ir más lejos

arranqué los pies embarrados

de la ciénaga en el infierno.

Cuando llegué donde quería

pasaron carruajes tirados por caballos

niños en bicicletas alquiladas

gente por doquier…

 

Es junio pero aquí hace frío.

 

A mi lado, un río enorme y poca agua

con un palco donde todos aplauden

                           mi rendición.

 

En el hotel de mala muerte

en las rodillas de un murciélago

nos encontramos tú y mis pocas palabras.

 

Envolvimos los sueños y brebajes

en las mismas mortajas de antes

dentro de misma aureola         y,

la dejamos fuera de la Gracia.

 

No éramos inocentes de morir hechizados

y gracias a la misma baba de Barba Azul

nos distinguimos entre los muertos.

 

La habitación rebosaba luz y barbarie.

Corrían los relámpagos por sus paredes

puertas y armarios. En el baño había

suficiente papel higiénico para redactar

los testamentos pero nos faltó tinta.

 

II

 

Desde que salí de allí y me aislé en otro país

desde que tus mensajes de cobranzas no me llegan

desde que en este club de prisioneros no abren las puertas

desde que el sol entra a cachos a mis bolsillos

desde que las flores que te regalo son de balas

desde que estos son versos llenos de un hombre llano

desde que te brindé lo poquito que me viste brindar

desde que me confundiste con tu amante

desde que me dijiste amar, desde que te dije hola y adiós

desde que te escribo con el alma en los calsoncillos

desde que lo que lees son tus silencios a los gritos

desde que se te desnuda el alma en un espejo

desde que el tiempo dejó de arrancar los trenes

desde que duermes la siesta de madrugada

desde que se jubilaron los jóvenes de mi terruño

desde que el desde dejó las ventanas abiertas

los motivos del parto sin números en el calendario

y la caparazón de ciegos viendo oasis donde no los hay

seguimos unidos hasta que el mar llegue al río.

 

III

 

¿Quién era yo antes de saber de ti?

¿Quiénes éramos nosotros desde que nos separó el viento?

¿Quién eres tú, que sigues arrodillada?

 

IV

 

Salgo en tu dirección.

Viajo hoy mismo con mi trocha al hombro

y un mapa sin países, solo tu calle y margaritas.

Dos mudas y un par de sandalias viejas me verás llevar

con otro ramo de esperanzas

aunadas a los anzuelos para pescar.

 

Calzo mis chanchas y comienzo mi andadura

por las vías cercanas a los senderos y veredas.


Se llama tarde donde estás, noche aquí.


Quédate sin la idea de cuándo te veré

luego llego y me verás.


Llego cuando allá sea miércoles,

cuando el eclipse sea visible

y cuando la luna no sea solo de papel.

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Compleja pero divertida. Compleja como estupenda. Felicidades



Responder
A


Que complejo crucigrama!


En la línea vertical pones las palabras, a veces las inicias otras van sueltas en busca  de alguna otra con quién pueda enganchar.


En línea horizontal lanzas las ideas y allá voy, pero por muy audaz que sea mi ingenio, te confieso que me cuesta llegar, crear algún enlace.


Cuando vuelva a haber otro eclipse de luna, avísame.



Responder