ASÍ COMO... (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

  Nota: Si quieres leerla con la música deja pasar la primera parte, será muy interesante a partir del siguiente compás.

 

 

 

              Me siento hoy

como el agua de lluvia sin caer.

 

Me propuse un desafío

sin tener fuerzas ni voz…

ando con tu silencio y sombra acuesta.


 

Caer no es lo peor

porque ya caí…

 

 

Me sentí ayer

como un diente que no muerde

un cazo maldecido en el mundo

como un ayer que no tiene recuerdo

quizá,

como un árbol que no es feliz

y el infiel que nunca paseé en mi voz…

 

 

Me siento hoy

como un dolor irreversible

y me desgarra la muerte de mariposas

en mi estómago…


 

Me abandono al azar de tu recuerdo

y sin la infinidad de tonos en mis ojos,

reduje todo al negro…

 

 

Viajo en el tiempo

con visado y estampillas originales.

Con la fatalidad de tus ojos dulces

divisas

un estallido que nadie percibe

y me abandonas…

 

 

Con doscientos agujeros en los ojos

veo la vergüenza de un fracaso que despertó

junto a mí

en el cajero donde amasé mi desértico rostro.

 

 

Como un cartón tirado con la basura

de cien mil contenedores y medio

me reviso por segunda vez

y me reduzco a la nada...


 

                    Pierdo los estribos y no te llamo.

 

 

No escribo con satisfacción esta herejía

porque conozco la senda que me lleva al infierno.


 

Sé, cómo permanecer en él

porque soy el propio castigo y maldición

de tus costados…

 

 

Por tercera vez en minutos largos

soy menos que una alfombra

un sectario alucinado sin frenos

una escalera que no alcanza el limbo

la intemperie o la guillotina.

 

 

Tal vez

como una alternativa única

y un reto a disimular,

este hombre que es estopa malformada

se convierte en el fuego

que dejar arder su piel,

memoria y huesos.

 

 

Soy el hombre a medias

que resiste al agua helada

y se deja humear…

 

 

                     Sé lo que me espera

                         si abro la puerta del averno.

 

 

                    Desde que amanecí

                                     en los cartones transpirados

                              en el cajero del centro,

 

 

                               ...resísteme

                                     y no vuelvas porque

                            no puedo saborear mi deserción

                                  y nuestra distancia.

 

 

                            No concibo ni se me antoja

                         pasar el tiempo

                 con tu sombra y el ayer en las pupilas

                     con esta evaporación rudimentaria

                                   que se origina en los pies.

 

 

Ya no     ya no     ya no…

 

 

-Nota de suicidio-

 

   

 

Querida mía:


Paso a paso, como andando los tonos de esta música y sin dejar huella de mi partida, dormiré  abrazado de la primera noche que brote opaca y aguamiel. 

No espero música de ángeles, solo quiero oír el zumbido del frío enamorado de las olas mansas que reciban mi piel.

 

¿Sabes?, quiero morir en paz.


Alguien identificará mi cuerpo envuelto en el humor de una sábana de recuerdos. Con la nota clavada a mi cadera descarto empujones ajenos y sabrás que me despido de ti sin escribir tu nombre. No quiero que te sientas culpable y en ella no te atribuyo encargo alguno.

 

 

Serán capaces de identificar mi cadavérico ser una mañana de estas. Amaneceré frente a los ojos absurdos de un pescador y me rescatará yerto de los fuertes brazos mediterráneos.

En la autopsia descubrirán los aguijones de tu despecho.

A partir de allí estarás tan libre como mi ángel. No posees alma para sentir tu alejamiento.


Ante la autoridad declaro que son todos inocentes, hasta el diablo lo es. Lo declaro conciente y con ternura entrando al mar.


No tengo porqué sufrir. Ya sufrí lo indecible cuando te fuiste con él...  

 

Adiós amada mía,

                                                            Adiós.

  

 

  

 

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Me he quedado totalmente a oscuras. Me ha parecido cruel. Pero ya distingo tus maneras, ya sí.



Responder