ESOS BESOS QUE NO NOS DIMOS (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

            

 

                                               Si rompes los muros del callejón

                pasas por la abertura como pasaron en Berlín

                    y brotas a la vida nueva,

                          reclutas pensamientos ignorados,

                  columpias los reproches viejos  

                  y los ahogas bajo tus axilas

                                                   tendrás vida.

 

      Cuando amanezcas                     después de la noche fosca

                      no te pierdas ese último funeral,

                                   ...después

                                          después sonríe…

 

     Cuando el vivo muerto de tus dudas y cavilaciones

               no termine de crecer y muera

                  o,                                                y,

                          cuando las alucinaciones sean reales, habla.

                                    

           En ese lapso de tiempo                  no dejes de sonreír y soñar

                         Después del funeral. dejarás de llorar

                                y reirás como ríe la vida...

                                         

 

                     Cuando la muerte de todos los episodios

     sean festejados y su putrefacción sea al tacto cenizas

                          y las enterremos en el carnaval,

                 tendremos la alianza eterna entre los dedos

                                        marcados y perpetrados con un beso.

 

           Después la música

                            nos llevará a bailar.

 

                  Estribillos como “mi cama es ancha”

                      entre tú y yo un manojillo de escarcha”*

                        se convertirán en “saudades”** y la escarcha,

                               agua para la sed.

 II

         Con los ojos mentecatos fijamos los sentidos

                                  al sin fin en un lugar idílico.

                   Con el sabor en los oídos de la cicuta

                       paladeamos el veneno hasta embriagarnos

                                 y cuando un día digamos

                           que la soledad no es más...

                                             que la distancia no es más...

                                  que renunciar a lo natural no es más...

                                       y que por nuestros cuerpos

             sean las manos,                         las que paseen sin destino

                    y puedan borrar las cicatrices de las acusaciones

                        dudas y las formas en que nos dijimos adiós

                                        habrá silencio

                                                para seguir riendo.

 

                  Cuando se haga pausa en la noche

            veré cómo tus ojos santos duermen.

                        Tendré tiempo eterno para indagar en tu piel virgen

           y disfrutar cómo me acariciaron tus manos suaves

                               a través del móvil.

 

     Besarte será diferente. Oler tu perfume

             será mi perdición como otras veces.

                          Podremos,

          (sentados a un lado del acantilado)

           ver el hundimiento del ayer

             anotado en los calendarios y que fuimos tirando.

                         En las muecas quedarán vestigios de lagrimas

                                         y se evaporarán las aguas

                                                             para seguir riendo. 


III


                                    Nuestros cuerpos no serán lejanos… 


IV

     

                El socavón del muro caído

                  será la tumba para el pasado que pasa hoy.

                      Enterraremos en el mismo ataúd

         el traqueteo de las pesadas ruedas del tren,

            las maletas y las toallas del hotel de turno

                  las dudas, los sinsabores de un teléfono roto

                          y tanto tiempo perdido.

 

                Los te quiero y te amo irán en un sobre aparte

                       y los besos dichos harán las veces de precinto. 

V 

         Por la soledad de tu cuerpo el cercano cuerpo mío.

               Por las palabras encubadas dentro del teléfono

                          nuestros alientos prontos

                     y aquellos besos que no nos dimos, serán

                          las cerillas con que incendiaremos el volcán…

 

Jorge Stteger Bongoâ

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
S


Profundo.... fantástico!!!!!!


Me encanta......!!!!!!!!



Responder