PATERA QUIMERA (poema)

Publicado en por Corrección de textos literarios y traducciones

 

 

 

Estoy.

                    Sumerjo 

                              pocas energías entre los peces.

 

     Con la utopía bajo mi gorra

                  vi el mar por primera vez

                                                   en un puerto de palos.

 

     Creí con el sueño de otros.

                  Subí a la patera de la quimera

                                sin patentes o adherentes

                           y la costa se alejó sin remordimientos.

 

De noche,

la pasadilla se hace oleaje no manso.

                      Navegamos y batimos nuestras tripas bajo

                              miles de luceros incapaces de lamentarse.

 

      Mis músicas negras están retenidas

                       en el miedo que santifica mi alma.

                                   En la procesión de manos alzadas

                                       me despidieron mi madre,

                      el hermano más pequeño de los ocho restantes

                                                                          y mi perro albino.

 

            Tuvieron para darme lágrimas,

                        buenos deseos, cien abrazos

                                    una bolsa con naranjas y un dulce adiós.

 

                                              -Pronto nos veremos…

                                                         -Volveré por ustedes…

 

      Desde las tranquilas sábanas blancas,

                lluvias sedientas de tierra

                   al hambre y las ganas de comer,

                    a la sed...

                        a la marejada furiosa

                       que nos arrastra sin piedad ni tiempo

                                             hay mucha diferencia.

 

                 La noche,

                    (como las bocas de los lobos al asecho)

                                    se hace inmensa.

 

         La distancia se triplica en el reloj

                            que vomita fechas viejas y segundos inservibles.

 

                 La eternidad comienza en el fondo del mar.

 

                          Queda quieta y se establece como un mandato

                     y se constituye en contra de mi

                              como en el último martillazo

                                               sobre el techo de la chabola.

 

                     Entre ellos y yo

                     me hice amigo del dolor que no extraño.

 

              Mi documento de identidad

                        y mi identidad que están perdidos

                                no vuelven a buscarme.

 

           Huyen y se evaporan como haría yo

si pudiera de mi destino.

 

    Identifico las galaxias que estudiaba en la aldea.

                                    Las luces se apagan

                      y la quimera se ahoga con agua salada.

                                 El frío es extraño y cuece mis temblores.

 

II

 

                  El sueño era de otros y a él nos subimos.

                No ganamos

                     y perdimos todo cuanto fuimos.

                          

                   Embarcamos

                                    después la mar nos tragó…

 

Jorge Stteger Bongoâ

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Triste, muy triste. La vida es bella aunque con cierto sabor agridulce.


Cuando me siento mal, paseo, miro hacia arriba, contemplo los árboles y miro la sonrisa de un niño. Me sirve para seguir teniendo esperanza e ilusión por la vida.



Responder